Preocupada con el cole

Hoy he ido a pedir una tutoría con la profe y ella me ha dicho que también quería hablar conmigo. Nos reuniremos la semana que viene, pero me ha comentado que empieza a notar mucha diferencia entre como avanza el resto de la clase y como avanza David. Dice que es muy dependiente, que siempre está detrás de ella y que solo hace las cosas si hay alguien con él.

Todo esto me lo cuenta como si fuera algo malo, claro.. pero yo para mis adentros pienso que lo único que pasa es que a David la socialización se le está resistiendo un poco más y que, al no sentirse “seguro” en un grupo tan grande, busca constantemente el respaldo de quien considera que le da seguridad.

Yo soy consciente de que mi hijo es super especial y de que no hace algunas cosas que hacen la mayoría de los niños. Pero eso no lo hace peor, sino diferente… el lleva su ritmo, de la misma manera que cada niño lleva el suyo propio, solo que la mayoría coinciden y el no.

Hablaremos con la profe papá y yo, pero me preocupa esa sensación de alarma constante, como de que algo pasa y que algo tengo que hacer para remediarlo. Yo sé que David es un niño sano e inteligente y que, cuando le llegue el momento, hará lo que tenga que hacer… pero me da pena que sea tan incomprendido y que se toleren tan poquito las diferencias.

Lo bueno es que David, aunque no socializa demasiado, se lo pasa bastante bien en el cole. A veces le da pereza ir, pero luego sale super contento y me dice que lo pasó bien. Pero soy consciente de que eso no es todo y me preocupa que desde tan pequeñito ya le cuelguen la etiqueta de bicho raro.

Veremos a que conclusión llegamos tras la tutoría, pero si algo tengo claro es que yo he decidido hacer las cosas con David de una manera y acepto todas las responsabilidades que ello conlleva.. Si de lo que se trata es de que hagamos esto o lo otro para que el cambie y a nosotros no nos parece oportuno, no lo vamos a hacer.

Para mi, muy por encima de la adaptación al colegio, están la felicidad de mi hijo y mis principios como madre. Y esto es algo que su profesora tiene que entender.

Lo único que me consuela es ver la carita de felicidad de mi peque!!! eso es lo que me indica que, si estamos haciendole tan feliz, no debemos estar haciendolo tan mal.

La entrada Preocupada con el cole se publicó primero en Creciendo con David.

Los regalitos que David recibirá estas navidades

Todos los años tratamos de evitarlo pero siempre terminamos cayendo en lo mismo: David en navidades se junta con una exagerada cantidad de juguetes.

Nosotros siempre hemos pensado que los niños disfrutan mas de los juguetes si les llegan en su justa medida… cuando se excede esa medida se abruman y no llegan a disfrutarlos como corresponde. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica y, aunque tratamos de no excedernos, entre nuestros regalos, los de los yayos, tíos y amigos, al final terminamos con la casa hasta arriba de juguetes.

Este año, prestando atención a David y sus preferencias en lugar de a lo que a nosotros nos gustaría regalarle, hemos decidido que los yayos Manolo y Carmen le regalarán una pirámide egipcia de playmobil que le va a volver loco y nosotros hemos optado por los siguientes regalitos:

  • Un barco pirata (con su pirata, su cañón y algunas cosas más) no demasiado grande valorado en11 euros.
  • Un equipo de limpieza compuesto por un mocho, un cubo, una escoba, un recogedor y un plumero.
  • Un juego de café graciosísimo.
  • Un jueguito de Pocoyó que se llama Tiza mágica que consiste en unos dibujos sin colorear en los que, al pasar la tiza por encima pintando, salen los colores (a ver si le aficionamos a pintar porque no le mola mucho y en el cole se ponen pesaditos al respecto)

Uno de los 4 juguetes lo guardaremos para Reyes, compraremos uno más y eso es todo. Ahora falta ver los regalos del resto de la familia y amigos!

Este año hemos decidido comprar los juguetes sin mirar precios, sin pensar si son caros o baratos ni si es “poco” y hemos elegido pensando únicamente en lo que a David le gustaría… y ha resultado que mi nene sale muy barato! los juegos que le divierten son los de toda la vida, los que dejan volar la imaginación y permiten inventar mil historias. Me encanta! Los pobres yayos no pueden decir lo mismo… la pirámide cuesta un pastón!

Ahora a esperar unos días a que llegue Papá Noel para disfrutar de la carita de mi nene cuando vea sus regalos!

La entrada Los regalitos que David recibirá estas navidades se publicó primero en Creciendo con David.

Lo que necesitamos para parir y lo que nos encontramos en el hospital

Tras mi primer seminario de formación como Doula, he pensado que sería interesante compartir con vosotr@s aquello que he aprendido, así que voy a ir haciendo una serie de posts hablando de embarazo y parto, que fue el tema de este seminario. El motivo de hacerlo en varios posts es no hacerlo demasiado denso y largo y tratar de mantener un orden.

Hoy empiezo hablandoos de lo que necesita una mujer para que su parto transcurra de una manera natural y la realidad que se encuentra en las maternidades:

Tod@s sabemos que el parto es un proceso fisiológico. Las hormonas que se ponen en marcha durante el parto, son las mismas que se activan durante el acto sexual y, de la misma manera que nos resultaría difícil mantener una relación sexual y mucho menos disfrutarla, en un entorno hostil, rodeadas de gente, inmovilizadas y observadas, que el parto se desencadene y se lleve a término en estas condiciones (que son las que habitualmente se dan en el hospital) puede considerarse una misión imposible.

Para poder fluir de manera natural, el parto requiere de una entrega sin condiciones por parte de la madre, requiere que la mujer entregue su cuerpo al parto, a la tierra y al universo, sin pensar, dejando que pase lo que tenga que pasar sin oponer resistencia. Y si nos paramos a pensar… ¿Cómo puede ser posible esa entrega en un ámbito en el que están manipulandote, dirigiéndote y obligándote a permanecer mentalmente activa? como puedes entregarte por completo en un espacio desconocido para ti, incluso en ocasiones agresivo y hostil, en el que no se te permite ni siquiera adoptar la postura que el cuerpo te pide para facilitar el proceso del parto, calmar tu sed, saciar tu apetito o permanecer acompañada por quien desees? desde luego es realmente complicado.

El parto, desde el punto de vista ginecológico (en general) , es un proceso de riesgo que debe ser intervenido y llevado a cabo en un hospital con el fin de llevar a cabo todos los procedimientos necesarios para evitar que puedan surgir determinadas situaciones de riesgo (más o menos improbables).

Por ejemplo, ante una cesárea previa, el siguiente parto se considera de riesgo y no puede ser atendido en casa por la posibilidad de rotura uterina. Obviamente, en el caso de que dicha rotura uterina ocurra, si estás en el hospital ya tienes trabajo adelantado, pero lo que no nos cuentan es que el riesgo de que esto ocurra es menor, por ejemplo, que el riesgo de aborto debido a la amniocentesis. Por otro lado, la rotura suele precederse de un rasgado, lo que posibilitaría llegado el caso el traslado al hospital. El caso es que ese caso entre un montón marca como deben enfocarse los partos tras una cesárea previa. Esto nos habla de como está enfocado el parto, lleno de procedimientos destinados a evitar complicaciones, aplicando de manera rutinaria o sistemática para evitarlos otros procedimientos que generan a su vez otras complicaciones, posiblemente más comunes. Otro ejemplo: cuantas veces , durante muchos años, hemos oido que se realizaba la episiotomía rutinaria para evitar desgarros? pues ahopra la evidencia científica demuestra que una episiotomía es más grave y puede provocar más problemas que el desgarro que trataban de evitar.

Con todo esto llegamos a la evidencia de que es prácticamente imposible que un parto se desarrolle de manera natural en un entorno hospitalario en el que se lleven a cabo todas las intervenciones habituales: cuando necesitamos intimidad, recogimiento y oscuridad nos encontramos luces cegadores, montones de personal circulando y hablando alrededor, un entorno frío y desconocido… En lugar de sentir el cariño, comprensión y apoyo que necesitamos, recibimos impersonalidad, frialdad e incluso gritos y malos modos ( cuantas mamás habrán oido entre gritos aquello de que no saben empujar, que lo hagan bien, por ejemplo). Todo esto nos genera tensión, incluso miedo, lo que hace que entre en juego la adrenalina, totalmente opuesta e inhibidora de la oxitocina. Mientras que la oxitocina es la hormona del amor, fundamental para el parto, la adrenalina es la hormona del miedo. Curiosamente en los hospitales encontramos adrenalina a montones, mientras que la oxitocina viene casi siempre aplicada de manera artificial.

Todo esto pone de manifiesto hasta que punto llega el absurdo, hasta que punto el encabezonamiento ginecológico hace perder de vista la realidad, obviando total y absolutamente las necesidades reales del parto. Pero algo está empezando a cambiar… algunos ginecólogos ya luchan por un cambio, promoviendo el parto natural hospitalario, atendiendo partos en casa y exigiendo el respeto que, tanto la mamá como el bebé requieren en un momento tan mágico y vital.

Porque el nacimiento es el origen y las heridas infringidas en el, las heridas primales, nos acompañarán de por vida.

Espero haber sido capaz de explicarme medio bien! si os gusta la idea, prometo hacer otros posts hablando de temas mas técnicos relacionados con el parto!

La entrada Lo que necesitamos para parir y lo que nos encontramos en el hospital se publicó primero en Creciendo con David.

Mis primeras experiencias como Doula

Como algun@s ya sabéis, días después de recibir mi diplomilla de doula llegó hasta mi la posibilidad de acompañar a una mujer como doula en prácticas, poniendo de esta manera en práctica los conocimientos adquiridos.

Yo siempre dije que hacía esta formación para mi, para crecer como persona y como mujer, para conocerme un poquito más.. pero que no me veía ejerciendo de Doula porque me siento muy insegura y poco capacitada para ello. Pero cuando la oportunidad se me puso delante me sorprendí a mi misma diciendo “SI” y deseando con todas mis fuerzas que saliera adelante, puesto que en mi fuero interno sabía que esa seguridad y convencimiento eran fugaces y que, o empezaba ahora, o posiblemente no lo hiciera nunca.

Y una vez más, el universo dijo si a mi deseo, concediendome además un regalito extra… hacer mi primer acompañamiento junto a otra hermanita de formación que siento muy complementaria a mi. El poder empezar de esta manera me ha hecho sentirme segura. Sé que entre las dos podemos hacer un gran trabajo.

Y todo está viniendo rodado… la pareja a la que vamos a acompañar es indísima, siento que hay una gran conexión con ellos, irradian amor por cada poro de su piel y tienen la mente muy muy abierta. Y no habeis leido mal, no vamos a acompañar a la mami… vamos a acompañar a la pareja. Como doula sé que el ideal es que el padre acuda a alguna reunión para que esté implicado, nos conozca, etc, puesto que somos un equipo, pero nos hemos encontrado con un papi que supera cualquier expectativa y que no quiere limitarse a acudir de vez en cuando, sino que quiere estar presente todo el tiempo que nosotras le dejemos. Es maravilloso.

LLevamos dos reuniones y tanto mi compi como yo estamos encantadas… sentimos que podemos aportar muchisimo y a su vez sabemos que esta familia nos va a enseñar un montón. Y es que nos van a hacer partícipes del momento mas hermoso e intenso de su vida, permitiendonos entrar en su intimidad, abriendose a nosotras… se os ocurre un regalo mas hermoso y enriquecedor?

Y bueno, hace un par de días la vida ha traido a mi casa a una personita maravillosa, embarazada también. LLegó a mi tienda por casualidad, a través de una tarjeta. Por otra extraña casualidad, resultó que vive al lado de mi casa. Y casualidad entre casualidades, resulta que anda buscando una doula. DE VERDAD CREEIS QUE TANTAS CASUALIDADES SON POSIBLES??? yo, que no creo en absoluto en las casualidades (y cada día menos) tengo la certeza de que teníamos que encontrarnos. Ella está entrevistandose con varias doulas, no sé si la acompañaré o no, pero me siento muy afortunada de que esten surgiendo a mi alrededor tantas oportunidades de hacer aquello que me gusta.

Ahora estoy empezando a dar mis primeros pasos como Doula, y poquito a poco me estoy definiendo y buscando en mi interior para conocerme en profundidad en esta nueva faceta de mi vida. Siento que tengo mucho que aportar y que solo se hace camino al andar. Así que me adentro en este nuevo camino con la mochila casi vacía, sin expectativas ni ideas preconcebidas, dispuesta a recoger todo lo que la vida me vaya enseñando. Dispuesta a disfrutar a tope de esta nueva etapa que tan feliz me hace y con la inmensa satisfacción que da el tomar consciencia de que, al fin, estoy haciendo todo lo que está en mi mano para conducir mi vida hacia donde quiero que vaya, con energía, esperanza y optimismo, sabiendo que para cumplir nuestros sueños solo tenemos que apostar por ellos.

La entrada Mis primeras experiencias como Doula se publicó primero en Creciendo con David.

El primer amigo de mi hijo

Esta mañana en el parque me he encontrado con una agradable sorpresa. Ayer hicieron la reunión en la guardería a la que irá David en septiembre, en la que conocí a la que será su profesora, y a los papás de sus futuros compañeros de clase.

Entre las mamás encontré varias caras conocidas del parque y del barrio, entre ellas la mamá de un pequeñin con el que David ha coincidido un par de veces, Mateo.
Al comienzo de curso, los nenes entran en la guarde cada uno un día,  y a David y Mateo les ha tocado entrar juntos el último día.
El caso es que esta mañana en el parque hemos coincidido con Mateo y su mamá, y por primera vez nos hemos parado a hablar un poco mas en profundidad acerca de la crianza de nuestros pequeñines.  Y resulta que opinamos de manera muy parecida!!!! me ha alegrado mucho el conocer a otra mamá en el barrio que cree en la crianza con apego, y con la que tengo muchas cosas en común.
Mientras nosotras charlábamos, David y Mateo jugaban tranquilamente.Es la primera ocasión en la que David muestra interés por otro niño.
Y es que ellos también tienen mucho en común…Con los niños que ya van a la guarde y los que son educados de otra manera, David no se siente identificado. Tienen otra forma de jugar y de comportarse que David no comparte y a los dos minutos de estar con ellos huye en busca de algo mas interesante que hacer, como explorar el parque o coger plantitas, mientras los otros niños permanecen en la arena con sus juguetes.

Mateo tiene una forma de actuar y jugar muy similar a David. Se iban cada uno por su lado a buscar sus cositas y luego se las mostraban uno al otro y cositas así. Compartían pero sin estar pegados todo el tiempo.

Así que hemos pasado una horita y pico super a gusto con nuestros nenes jugando alrededor tan contentos.

Vamos a tratar de vernos más, de fomentar esa posible amistad que puede surgir entre nuestros niños, ( y entre nosotras, por supuesto!!) y que les ayudará mucho en el duro momento de empezar la guarde ya que aunque no tendrán a sus mamás,  al menos se tendrán el uno al otro.

En fín, que espero que esto sea el comienzo de una bonita amistad!!!!

La entrada El primer amigo de mi hijo se publicó primero en Creciendo con David.

El deseado bebé que se resiste a llegar

Como algun@s ya sabeis, desde principios de año papá y yo andamos buscando un segundo embarazo.

David va a cumplir 3 años y sentimos que es un buen momento para completar la familia. David ya ha dejado atrás su etapa de bebé, ya no me necesita tanto, lo que me permitirá ofrecerle al bebé que llegue toda la presencia y el contacto que necesite.

Pero pasan los meses y el deseado bebé no llega…

Sé que no tengo que perder la calma y que no tiene porqué haber ningún problema, pero cada mes vivo la llegada de la regla como un fracaso y paso un par de días bastante malos. Sé que llegará cuando sea su momento, ni antes ni después, pero la espera se hace larga y es inevitable que en algún momento no surjan preocupaciones.

La búsqueda de un bebé es un momento maravilloso y muy especial y es una pena no disfrutarlo y que se convierta en un foco de preocupaciones y frustración. Por eso, cada mes, me esfuerzo en pensar en positivo, pensar que quiza el siguiente y tratar de mantener la calma.

Pero días como hoy, en los que descubro que un mes más me ha bajado la regla, no puedo evitar ver el vaso medio vacío.

En fin, paciencia y tiempo al tiempo…

La entrada El deseado bebé que se resiste a llegar se publicó primero en Creciendo con David.